Cenotes: las aguas cristalinas en Rancho Bonanza

Los cenotes son uno de los lugares que debes visitar cuando estás en la península de Yucatán. Son enormes albercas naturales que se formaron de agua de lluvia filtrada a través de la piedra caliza característica de la región; y pueden yacer sobre o debajo de la tierra.
En ocasiones se extienden por kilómetros y conectan entre sí, creando ríos subterráneos que son el hábitat perfecto para miles de especies de flora y fauna.
En Rancho Bonanza somos dichosos de tener uno de estos hábitats naturales dentro de nuestras instalaciones, por lo que te decimos todo lo que debes saber antes de sumergirte en sus místicas y cristalinas aguas.

Significado y origen de los cenotes

La palabra cenote se castellanizó del maya “Tz’onot” que significa “pozo de agua” y de acuerdo con la cosmogonía maya era el portal al inframundo maya o Xibalba, donde las almas pasaban por diferentes pruebas impuestas por deidades como Hun-Camé, Ahalcaná o Vucub-Camé; conocidos como los señores del Xibalba y mencionados dentro del Popol Vuh, texto que describe el origen del mundo de acuerdo con la cultura maya.
Hoy en día conocemos que los cenotes (o depresiones kársticas) se forman naturalmente debido al hundimiento y derrumbe de los techos de las cavernas por el almacenamiento de agua sobre la piedra caliza, estos se pueden clasificar como abiertos, semiabiertos y cavernas o grutas. Formándose en la época geológica del Pleistoceno debido a las glaciaciones que causaron subidas y bajadas de los niveles del mar.

Preservación y cuidados

Debido a la importancia que tienen en los ecosistemas de la región y por la interconexión que tienen entre ellos es importante recalcar los cuidados que debemos tener para cuidar de ellos y así poderlos disfrutar al máximo.

1. Dúchate antes de entrar para quitarte todos los productos químicos que puedan afectar severamente el agua. Por ejemplo: desodorante, bloqueador solar, repelente de insectos, acondicionador y shampoo.

2. Pasa al baño antes de nadar, debido a la fresca temperatura de sus aguas es posible te den ganas de ir al baño, lo cual no es bueno para el mantenimiento del agua.

3. Respeta la flora y fauna endémica; aquí habitan diversas especies de peces, tortugas, lirios, coatíes, monos araña entre otros. No los molestes, obsérvalos pacíficamente, las fotos llegarán solas.

4. Si visitas una caverna, ¡No toques las estalactitas, ni las estalagmitas! Los aceites naturales de nuestro cuerpo bloquean los accesos por los que se filtra naturalmente el agua y estas dejarán de crecer. Miles de años tirados a la basura.

5. Usa el chaleco salvavidas si es obligatorio su uso. Aunque seas un buen nadador, es mejor evitar accidentes y apoyar a la seguridad de las instalaciones.

Ahora que sabes un poco acerca de los cenotes y sus cuidados, te invitamos a disfrutar nuestro recorrido en Rancho Bonanza.  

La producción de chicle: el legado maya en Rancho Bonanza

Los antiguos mayas han dejado un extenso legado de tradiciones culturales y gastronómicas, entre ellas la producción del chicle. Este producto fue utilizado por los mayas para su higiene bucal, era conocido como “sicte” que significa sangre o fluido vital haciendo referencia al flujo de la savia en el interior de los árboles, y que, es el ingrediente principal de la goma de mascar.

En Rancho Bonanza, que tiene la fortuna de ser un espacio natural bien conservado -en la antigua región maya- en donde aún se puede conocer la materia prima con la que se elabora el chicle. Si quieres conocer un poco más de la historia y el proceso de elaboración, esto te interesará.

Historia del chicle maya

Como ya lo hemos mencionado, en la antigüedad los mayas utilizaban la producción de “sicte” para la limpieza de sus encías, pues sabían que la savia aumentaba la acidez de la saliva y eliminaba las bacterias bucales. Para obtener la mezcla con la que se hacia esta goma era necesario recolectar la savia del árbol de chicozapote haciendo algunos cortes en los árboles. Esta técnica de producción ha sido transmitida de generación en generación hasta nuestros días.

En el siglo XIX comenzó la industrialización de este producto gracias a Antonio López de Santa Anna quien, durante su exilio en Nueva York, le dio a conocer esta resina al científico estadounidense Thomas Adams con la intención de comercializarla. Algunos años más adelante los pueblos que se establecieron en la región maya descubrieron que la producción de goma de mascar era una actividad económica muy redituable así que se extendió a lo largo de Quintana Roo.

Elaboración original del chicle

Hoy en día el proceso se ha vuelto inorgánico, pues se realiza a partir de un polímero sintético, y se consume como golosina. Sin embargo, existen algunas empresas mexicanas como Chicza que aún conservan las antiguas técnicas resultando un proceso orgánico.

El proceso orgánico del chicle se realiza cosechando la savia luego de hacer varios cortes en zig-zag a la corteza del árbol de chicozapote. Una vez que se obtiene el material suficiente se cuece y se le agregan los saborizantes naturales, en el caso de los chicles Chicza es jugo de caña, extracto de hierbabuena, jarabe de agave y una mezcla de ingredientes colectivos de su receta secreta. Al formarse la pasta se le enfría directamente con agua, se obtiene la masa que nosotros mascamos, y ya queda lista para su empaquetamiento y distribución.

Ahora que sabes un poco acerca del proceso para hacer el chicle, te invitamos a visitar nuestro recorrido en Rancho Bonanza para conocer el árbol de chicozapote. Recuerda que los chicles Chicza puedes encontrarlos en nuestra tienda de recuerdos. Si quieres leer más tips y recomendaciones sobre las actividades en tu visita al rancho, te invitamos a continuar en nuestro blog, ¡encontrarás artículos informativos de gran utilidad!

Combining Animal Welfare and Conservation with Travel at Bonanza Ranch

Mexico is very commonly known for its unique and delicious food, but if you travel here as an animal lover or eco-warrior, you will also have the opportunity to try so many different experiences while also helping people, animals, and the environment!

Bonanza Ranch in Riviera Maya is an example of a small family run horseback riding center that has rescued and nursed back to wellness countless species of animals that would otherwise have perished due to neglect.

Part of the magic that you will experience at Bonanza Ranch is the unconditional love that our four legged friends display to our visitors. Maya the three legged dog and Valentino the Alsatian are always on the lookout for a treat and a hug.

Whether you’re interested in preserving Mexico´s unique underground rivers system or wildlife conservation, there is something meaningful for everyone who visits Bonanza Ranch.
You can make a difference in the lives of so many animals, and continue changing and making the world a better place.

During your visit, you’ll learn so much about Mexican fauna and have the chance to meet our friendly guides who bring the Bonanza experience to life in a unique and interesting way with anecdotes about Mexico´s fascinating history.

Each time you visit the ranch you will learn something new as you explore the cenotes and the densely vegetated jungle fauna. You can even show off your Spanish speaking skills with our staff and animals.

Both are bilingual by the way!

As a visitor, you will have a lot of questions about the surroundings and many of our patrons have stayed involved with the ranch even long after they have returned home. And every time they return to the Riviera Maya, they come back to visit our stables to catch up on how their four-legged friends are doing.

Visit Bonanza Ranch and do more than you could have ever imagined. You will make lifelong friends, lasting memories, and perhaps even change the lives of those around you.

 

¡Hola mundo!

Bienvenido a WordPress. Esta es tu primera entrada. Edítala o bórrala, ¡y comienza a publicar!.